• Iván Márquez

La vida que truena un cohete.


He escuchado un sinfín de veces decir que lo que nos diferencia de otras especies es nuestra capacidad de raciocinio, que nuestra inteligencia nos coloca al tope de la cadena evolutiva y hasta uno que otro bienaventurado antropocentrista se atreve a decir que por eso el mundo y lo que contiene nos pertenece. ¡Ja! -¡En tu cara Darwin!.....apuesto a que no contabas con nuestra habilidad de poder brincar de un extremo a otro en esa cadena evolutiva con tal desfachatez y si me permites el atrevimiento hasta con orgullo.

Del paleolítico a la fecha, del Homo Erectus al Homo “ya me reservo lo de” sapiens, seguimos manifestando asombro y adicción a nimiedades perniciosas como por ejemplo… ¡La pirotecnia!...Si, hablemos de esos momentos donde se reúne la gente y con cara de estupefacción y frívola emotividad celebra la detonación de un artefacto, maravillados como si el fuego no se hubiera descubierto hace 800,000 años, pretendiendo haberle ganado a los chinos la invención de la pólvora, que solo asi la virgen escucha, ejecutando danzas primitivas en torno a los remanentes de papel roto y pólvora quemada, buscando que más se destruye, un bote, un juguete.. ¿Qué explotar, que explotar? Y se iluminan los ojos con la chispa del ingenio cuando no muy lejos, a solo unos pasos, si estamos tronando la vide de alguien.

Sin ánimo de exagerar, la enorme cantidad de toxinas carcinógenas liberadas al medio ambiente por la pirotecnia y que subsecuentemente se aloja en el aire, suelo y agua, eventualmente penetrara en nuestro organismo de una u otra manera, el aire que respiramos, lo que producimos en subsuelo e ingerimos, agua que beben los animales que consumirán, en fin. Pero eso es solo a mediano plazo, hablemos del daño inmediato, de la polución del ruido, sus impactos negativos en aquellos con una hipersensibilidad auditiva, no solo me refiero a los animales sino a nosotros mismos, como por ejemplo, los niños con autismo.

Niños autistas víctimas de pirotecnia

Taquicardia, ansiedad, aturdimiento, quemaduras, ataques de pánico, desorientación, miedo y muerte, (esta última más característica de los animales no humanos que de los humanos), son tan solo algunos de los daños ocasionados de manera inmediata, de ahí lo difícil de comprender la recurrencia al egoísmo, a la renuencia a comportarnos como una sociedad que se preocupa por el prójimo y a la indiferencia que hace las veces de caparazón nublando el criterio y capacidad para entender el sufrimiento ajeno. ¿Por qué? Si solidarizarnos con las condiciones críticas de los demás no nos hace débiles ni nenas, solo nos hace mejores. ¿De verdad es tan difícil entender que no hay manifestación más certera de la fortaleza que la protección al débil? Nunca he podido entender como una risa puede ser plena a costa del sufrimiento de otro ser vivo, como podemos insensibles disfrutar lo efímero cuando el daño ocasionado a otros es irreversible, perecedero.

Inmensurable la cantidad de animales e insectos de diversas especies que así como así, amanecen muertos o en el mejor de los casos extraviados, pero con daño permanente de los sentidos ya que estos sonidos de altos decibeles matan células sensoriales que se encuentran dentro de los oídos, de familias que tuvieron que emigrar a la solitud en fechas que utilizamos de pretexto para la procuración para poder proteger al hijo con autismo, al familiar con condiciones cardiacas o respiratorias. Mientras que los otros, sencillamente continúan sin despertar y sin asimilar que seguimos siendo víctimas del comercio y codicia de los funcionarios, de manera literal tronando y quemando el dinero, cuando la epoca por si misma nos brinda la oportunidad de con ese pequeño sobrante poder apoyar alguna causa o traerle la felicidad a otra persona. Si tan solo dejáramos por un momento de ser lo que somos para servir a otros…

Aun así, confió plenamente en que algún día podremos voltear atrás y recordar estas celebraciones como algo primitivo, algo que soliamos hacer por mera cuestion de ignorancia y no de retroceso evolutivo.

¿Sobra pedirles despues de estas palabras que comencemos hoy?...No usemos pirotecnia, no tronemos mas vidas por favor.

Para mayor informacion y estadisticas sobre pirotecnia y otros temas, recuerden que pueden seguirnos en las siguientes paginas.

www.facebook.com/ivan.marquez.792

https://www.facebook.com/ProvidAnimal.Tj/

#Mascotas #Cuidadoanimal #Derechosdeanimales #Animales #Protecciónanimal #Pirotecnia

23 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo