• Iván Márquez

Australia y su necedad.

Bien dicen que la culpa no es del indio sino del que lo hace compadre. Y esto definitivamente aplica a Scott Morrison, primer ministro de Australia, su rotunda negativa a aceptar que la mayor de sus tragedias se deba al cambio climático, hace que pongamos a consideración su inclusión en el primer mundo. Parece mentira como países subdesarrollados muestran mayor interés por combatir el origen de las principales tragedias ambientales que las potencias que tienen todo a su favor para efectivamente sino revertirlo bien disminuir la velocidad de su avance.

La muerte de mas de 500 millones de animales que pone en gran riesgo de extinción la mayoría de las especies endémicas no surtieron el efecto compasivo esperado en su gobierno que ahora avala la matanza de mas de 10,000 dromedarios a quienes acusa ser los culpables o contribuyentes al calentamiento global porque sencillamente... "beben mucha agua".


"Queda por venir lo peor en esta tragedia que aun no termina, pero a fuegos rápidos soluciones mal pensadas lejos de extinguirlos los alimenta."


¿Por que seguir mintiendo y culpando a otros seres cuando bien es sabido que son la desmesurada explotación de la ganadería industrial y el poco interés de su primer ministro en el medio ambiente los verdaderos culpables? ¿Porque tu como principal consumidor no aportas disminuyendo tu consumo de carne si tanto trabajo te cuesta erradicarlo? Afligirte es bueno porque significa que aun te queda conciencia, ahora solo da el paso y se congruente.


Estar lejos de donde suceden las cosas no es pretexto para activarte y participar, dona a las organizaciones que están rescatando, poco dinero suma, organízate con tus amigos, ponte en contacto con gente local. Hay muchas maneras de apoyar, pero la mejor es no contribuyendo mas al deterioro del medio ambiente, así aseguraremos que tragedias como la de Australia, Brasil, California e incluso ahora Mexico, no se repitan.



6 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Una historia que vale la pena (conclusión)

Hace algunas semanas publique por este medio una historia que removió las fibras más entumecidas e insensibles que cualquiera de nosotros hubiera podido tener, la historia de “Gorda” una perrita calle

Garrapata y Rickettsia…. ¿Qué tanta mentira te han dicho?

Resulta paradójico como a pesar de haber cobrado la vida de varias personas, la Rickettsiosis siga sin ser tema de investigación a fondo para nuestras autoridades y todas aquellas instancias que tiene

De las patas de cocodrilo a los huevos del toro.

A veces y enfatizo el “a veces”… es inevitable no voltear al cielo e implorar por un diluvio cuando terminas de leer los 254 comentarios que suceden a un comunicado pretenso a despertar el morbo fingi